Vídeo Verónica

  • Artes visuales
  • José Alejandro Restrepo
  • InstalaciónVideoarte

Obra

Sobre el manto de la Verónica de José Alejandro Restrepo se proyecta una imagen de víctimas que ha dejado el conflicto armado en Colombia. Se repiten secuencias en el video sobre el velo blanco de mujeres que sostienen fotografías de sus seres queridos asesinados o desaparecidos. Esta instalación hace parte de la serie de obras titulada Iconomía en donde el artista reflexiona sobre la manera como se construyen las imágenes en medio del conflicto de este país. En esta obra se presenta a las víctimas y se construye otra imagen indeleble de los rostros que padecen el dolor y la incertidumbre.

 

Contexto

El inicio de la desaparición forzada en Colombia se dio durante los años 70 y 80, cuando se empezaron a efectuar las denominadas limpiezas sociales, así como detenciones ilegales y torturas a sindicalistas por parte de agentes del Estado.

A principios de los años 90, los crímenes continuaron  a través de un trabajo aliado entre estructuras paramilitares, empresarios y Fuerza Pública. La persecución se concentró sobre todo contra los militantes de izquierda en el país. Un ejemplo claro fue el exterminio de la Unión Patriótica, en el cual dos candidatos presidenciales fueron asesinados, al igual que otros 5.000 miembros de ese partido político.

Un nuevo periodo de la desaparición forzada en Colombia se inició a comienzos del nuevo milenio, cuando las estructuras paramilitares se consolidaron y se desplegaron por todo el territorio nacional. Las alianzas con empresarios y Fuerza Pública continuaron, mientras que las guerrillas se expandían y el conflicto, en general, se agudizaba.

Desde el 2003 hasta el 2006, durante el gobierno de Álvaro Uribe, se efectuaron la mayoría de las desmovilizaciones de grupos paramilitares. Sin embargo, las desapariciones continuaron por cuenta de las bandas criminales, remanentes de estructuras paramilitares y la Fuerza Pública, con crímenes como las ejecuciones extrajudiciales.

En total, entre 1985 y 2012, en el Registro Único de Víctimas se contaron 2.601 víctimas de desaparición forzada.