Razones para la vida, Juanita y la mona

  • 2018
  • Compañía Arte Mudante
  • Escénicas
Haz click para reproducir
  • Obra
  • Contexto

“No sé si en ese momento ya estabas en mi barriga. Lo único que sé es que no fuiste gestada entre algodones, sino bajo una carpa o una hamaca guindada entre dos palos”. Vera Grabe, exmilitante del M-19, se separó de su hija cuando se fue a esa guerrilla, pero le siguió mandando cartas, donde le hablaba de temas íntimos y a la vez políticos. Luego de muchos años en la guerra, luego del robo de la espada de Bolívar y la toma del Palacio de Justicia, Vera y sus compañeros dejaron las armas y le apostaron a la paz.

Razones para la vida, Juanita y la Mona es una obra de microteatro contada a partir de fragmentos de las cartas que Vera le enviaba a su hija. Con danza, música, teatro, imágenes proyectadas, texturas, sonidos y fragmentos de noticias, la compañía Arte Mudante evoca memorias y espacios que cuentan parte de la historia reciente de Colombia y de su guerra, a través de una mirada femenina.

El M-19 fue una guerrilla colombiana fundada en 1974. Nació en el seno de la Anapo, que en cabeza de Gustavo Rojas Pinilla había perdido las elecciones de 1970 contra Misael Pastrana, con un resultado que levantó sospechas por fraude. Desde el principio se desmarcó de algunas características de las otras guerrillas, más rurales y lejanas. Sus dirigentes tenían una trayectoria más universitaria y política.

La primera gran aparición del M-19 fue el robo de la espada de Bolívar. La sacaron de la Quinta de Bolívar, en Bogotá, el 17 de enero de 1974. Otros hitos de esa guerrilla fueron el secuestro y asesinato del líder sindical José Raquel Mercado, el robo de casi 5.000 armas del Cantón Norte y la toma de la embajada de República Dominicana, donde tuvieron rehenes durante 61 días. El 6 de noviembre de 1985, ocurrió el hecho más recordado y polémico en su historia, cuando se tomaron el Palacio de Justicia. Tras la retoma por parte del Ejército, en circunstancias que hoy siguen siendo objeto de debate, murieron decenas de personas.

Comandados por Carlos Pizarro, negociaron con el gobierno de Virgilio Barco, entregaron sus armas y se desmovilizaron el 8 de marzo de 1990. Días más tarde, varios de sus integrantes, como Carlos Pizarro, Antonio Navarro, Vera Grabe y Everth Bustamante, participaron en las elecciones regionales y legislativas. En esas elecciones, además, se trazó el camino para convocar una Asamblea Nacional Constituyente. En abril de ese mismo año, después de haberse lanzado a la presidencia, Carlos Pizarro fue asesinado. Aun así, en diciembre de ese año consiguieron 19 de 70 puestos en la Constituyente.