Auras anónimas

  • 2018
  • Beatriz González
  • Artes visuales
Haz click para reproducir
  • Obra
  • Contexto

Fotografías de Laura Jiménez

La obra Auras anónimas es una intervención en los columbarios del cementerio central de Bogotá. La artista Beatriz González cubrió 8957 nichos con la silueta de hombres cargando cadáveres. “Yo había trabajado en lápidas previamente y pensé que se podrían hacer impresas en serigrafía manual, reproduciendo imágenes de un tema que abunda en la reportería gráfica nacional: hombres cargando cadáveres producto de la guerra. Con esas figuras me propuse construir un símbolo que representara lo que pasaba en el país”,  afirma González en su relato sobre la historia de esta obra.  

Aunque se repiten 8 patrones, estas imágenes están realizadas a mano y se adecuan al tamaño, variable, de cada nicho. “Retomando la idea inicial del proyecto de hacer de los columbarios un lugar de memoria, aludiendo a las víctimas del conflicto armado del país y considerando que en Bogotá no había un lugar para realizar el duelo de las víctimas de la guerra, decidí llamar la obra Auras Anónimas, un monumento para las víctimas anónimas del conflicto armado en Colombia“, escribió González.

La intervención fue pensada para existir por dos años pero ha sobrevivido casi una década.

Los asesinatos y las desapariciones no son un fenómeno de las últimas décadas, son expresiones de violencia que ocurren desde hace más de medio siglo. El 9 de abril de 1948 comenzó en Bogotá lo que se conoce como ‘El Bogotazo’. Este fue un episodio de varios días de violencia y destrucción que se extendió por todo el país y que fue desencadenando la rabia generalizada que produjo el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, quien en ese momento era candidato presidencial y representaba la esperanza para un cambio social en el país.

‘El Bogotazo’ también dio inicio a La Violencia, un periodo de enfrentamientos bipartidistas -entre conservadores y liberales- que dejó un sinnúmero de muertos y desaparecidos. Ese momento puede considerarse el inicio del conflicto armado colombiano.

Uno de los más recientes y notorios homenajes que se han hecho, tanto a las víctimas registradas como a las anónimas, fue la apertura del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación en Bogotá, ubicado en el globo B del Cementerio Central. Tanto el edificio como las actividades que dentro de éste se llevan a cabo han sido desarrollados de la mano de víctimas del conflicto armado. En el terreno en el que fue erigido el edificio y en el lote adyacente, reposaban, entre otros, restos de muertos no identificados de El Bogotazo.