Anunciando la ausencia

  • Grupo de teatro El Tente
  • Escénicas
  • Teatro
Haz click para reproducir
  • Obra
  • Contexto

Anunciando la ausencia narra las historias de un grupo de mujeres del Meta a las que les han desaparecido a un familiar. Una a una, las protagonistas le cuentan al público los detalles de su ser querido: cómo desapareció, qué ropa usaba, cuál era su trabajo y cuáles eran sus sueños. Por medio de objetos que pertenecían a los desaparecidos, fotografías y diarios que ellas han escrito, las mujeres hablan de sus búsquedas y exigen justicia. En la obra también aparecen un campesino desplazado por la violencia que denuncia las dificultades en las grandes ciudades y un ser vestido de negro que simboliza la muerte.

Las integrantes del Grupo de Teatro el Tente se conocieron durante las Escuelas de formación a familiares de desaparición forzada que impulsó el Movice en el Meta. Escogieron el nombre del grupo inspiradas en el pájaro que protege a los niños en el campo, “no deja que nada malo se les acerque. Si el Tente ve una culebra por ejemplo, la espanta” dice Paulina Mahecha, una de las protagonistas de la obra y madre de la enfermera María Cristina Cobo.

De acuerdo con el informe del CNMH (2016), Hasta encontrarlos. El drama de la desaparición forzada en Colombia, en Colombia han sido desaparecidas 60.630 personas en los últimos 45 años en el marco del conflicto armado. Las dimensiones de este crimen resultan escalofriantes e inmorales. Según este mismo informe, esta atroz modalidad de violencia es “capaz de producir terror, de causar sufrimiento prolongado, de alterar la vida de familias por generaciones y de paralizar a comunidades y sociedades enteras.”

Según el mismo informe, en Colombia son más de 60,000 los desaparecidos en el último medio siglo. En el departamento del Meta son 12,725 las víctimas de este crimen de las cuales el 4.19% corresponden a niños, niñas y adolescentes. En Guaviare, donde desapareció María Cristina Cobo, las víctimas suman 3,896.Aunque a nivel nacional parece que el conflicto está cediendo su peso, también es cierto que los nuevos actores criminales siguen ejerciendo de forma sistemática esta práctica.