A flor de piel

  • Artes visualesCuerpo
  • Doris Salcedo
  • Instalación

Obra

A flor de piel es una manta hecha a partir de miles de pétalos de rosa. Salcedo y su equipo cosieron pétalo por pétalo con un hilo, como un cirujano cose la piel de una persona herida. La manta tiene los colores que adquiere la piel cuando ha sido maltratada; se parece al color de la sangre seca. A flor de piel es supremamente frágil, como la vida misma.

Para muchas culturas occidentales, las rosas representan lo bello y son regalos comunes para las mujeres. Las rosas son también, ofrendas simbólicas para los muertos. Salcedo presenta esta manta como una ofrenda para alguien que ha desaparecido. Es un tejido en el suelo que se descompone poco a poco.

Contexto

Las mujeres han sido blanco de crímenes en el contexto del conflicto armado colombiano. Ellas han sido víctimas de asesinato, violencia sexual, del despojo de sus tierras; han perdido a sus hijos, hijas y esposos, entre muchas otras atrocidades. Vale resaltar que, de acuerdo con la Dirección de Fiscalía Nacional Especializada de Justicia Transicional,  los integrantes de grupos paramilitares cometieron delitos sexuales en el 66 por ciento del territorio nacional, es decir, en 21 de los 32 departamentos.

“Según el Observatorio de Memoria y Conflicto del CNMH, los paramilitares han sido responsables de 4.837 casos, es decir el 32,2 por ciento y las guerrillas han sido responsables de 4.722 casos, es decir, el 31,5 por ciento. Agentes del Estado han sido responsables de por lo menos 206 casos registrados y los grupos armados posdesmovilización GAPD son responsables de 950 casos. Hay un importante número de casos en los que no se ha establecido el responsable: 3.973”.

El informe ¡Basta Ya! Colombia: memorias de guerra y dignidad (2013), afirma que entre 1985 y 2012, en el Registro Único de Víctimas se reportaron 1.754 casos de violencia sexual en medio del conflicto. Sin embargo, “según el Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), con corte al 20 de septiembre de 2017, se contabilizaron 15.076 personas víctimas de delitos contra la libertad y la integridad sexual en el marco del conflicto armado. De estas, el 91,6 por ciento han sido niñas, adolescentes y mujeres adultas”. Se considera que esta cifra podría ser mucho mayor si las mujeres que han sido victimizadas por este tipo de violencia se atrevieran a denunciar y contaran con el acompañamiento institucional necesario para su reparación integral.

Según el Centro Nacional de Memoria Histórica, aquellas que han hecho parte de grupos al margen de la ley son juzgadas más severamente por sus familias y amigos que los hombres, una vez deciden dejar las armas.