“A un museo de memoria no entras a mirar, entras a ser interpelado”

Daniel Ferreira. Escritor

Durante más de dos semanas, entre el 17 de abril y el 2 de mayo, el Museo de Memoria Histórica de Colombia tuvo su primera gran salida al público: en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, presentamos la exposición Voces para transformar a Colombia, que contó historias de violencia y resistencia en el conflicto armado a través del cuerpo, el agua y la tierra.

A las más de 70 mil personas que nos visitaron las recibió una pregunta a la entrada, “¿qué me ha dejado la guerra?”, y dos caminos posibles: uno de venganza, culpa e impotencia, otro de motivación, empatía y dignidad. Allí arrancaba el recorrido para conocer Colombia a través de la valentía y resistencias de sus víctimas: las mujeres de la Organización Femenina Popular, los indígenas wiwa y barí, las madres de la Comuna 13, los reclamantes de tierras del Urabá, los ribereños del Atrato y el Magdalena, los campesinos cocaleros de Putumayo, los sobrevivientes de la Unión Patriótica, y otros más.

Es de resaltar la contribución esencial que realizan de las víctimas, organizaciones y colectivos de derechos humanos, tanto en la construcción de piezas como en la activación e interacción con los visitantes durante los días de la muestra. Esta participación (cuyas metodologías siempre están en construcción) se da de múltiples formas: desde piezas realizadas por iniciativas de memoria o víctimas directamente, consulta y consenso sobre formas de representación, presencia de personas de territorio durante la exhibición pública, programación (teatro, música, etc), entre otras posibilidades.

73,567
Visitantes
14,000
Estudiantes
162
Invitados regionales
Foto María Durán para el CNMH

Lina Palacios visita Voces para transformar a Colombia junto con su pareja Oriana Fallacey, detrás de ella a su derecha. Se encuentran con estudiantes y profesores del colegio Kimy Pernía, a quienes les explica cómo a través de la escritura curativa le ha enseñado a otras mujeres a sanar el dolor.

Foto: Daniel Sarmiento para el CNMH

Clementina Abello vive en la zona rural Puerto Guzmán, Putumayo. Es campesina cocalera e hizo parte del proceso de investigación del caso de Putumayo de la exposición. Vino a Bogotá para participar en el conversatorio sobre coca y conflicto armado.

Foto Daniel Sarmiento para el CNMH

La Papuchina, nacida en Puerto Boyacá, visita la exposición VTC. Durante el proceso curatorial, estuvo participando en la construcción de su historia de vida a través de la selección de los objetos que más la representan.

Foto Daniel Sarmiento para el CNMH

Gil Farekatde es indígena líder del pueblo uitoto, perteneciente al clan Jeia, con quien el Grupo de Enfoque Étnico del Centro Nacional de Memoria Histórica lleva varios años de trabajo acompañando el lugar de memoria de La Chorrera. En esta fotografía, Gil aparece entre la maraña de alianzas para el despojo y para la lucha por la tierra y la restitución, en el caso La Pola y La Palizúa del eje Tierra. Su visita coincidió con el ritual de apertura hecho por indígenas wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta y con el recorrido hecho por el Presidente Juan Manuel Santos a la exposición Voces para transformar a Colombia.

Foto María Durán para el CNMH

Yeismith Armenta (izquierda) y Jose Antonio Mojica. Ellos dos, junto con Romualdo Gil y Antonio Pinto Gil, todos indígenas wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta, dirigieron el ritual de apertura de la exposición Voces para transformar a Colombia. Son parte de la Organización Wiwa Golkushe Tayrona, con la cual el Grupo de Enfoque Étnico del Centro Nacional de Memoria Histórica realiza desde hace más de cuatro años la investigación de memoria histórica y cartografía social que dio origen a la pieza wiwa, expuesta en el caso de pueblos indígenas del eje Tierra.

Foto Manuel Beltrán para el CNMH

Luz Marina Bernal, Madre de Fair Leonardo Porras, visita VTC. Siendo una de las líderes de las madres de Soacha, participó en la construcción de la historia de vida de su hijo y en la pieza audiovisual Corpórea.

Foto: María Durán para el CNMH

Orlando Castillo es un líder comunitario del Espacio Humanitario Puente Nayero, ha denunciado públicamente las extorsiones que vienen llevando acabo Grupos Armados Postdesmovilización en el acceso fluvial al puerto de Buenaventura. Durante su visita a la exposición de Voces Para Transformar a Colombia participó del conversatorio “Así se expulsa la guerra”.

Foto Daniel Sarmiento para el CNMH

María Camila García visita Voces para transformar a Colombia. Junto con su hermano Santiago García, hicieron parte de la construcción de su historia de vida a través de la selección de objetos que evocan el amor y la unidad familiar de sus padres, hermana y tíos.

Foto Mariana López

Las mujeres ejercían roles de liderazgo cuando fueron forzadas a desplazarse en 2002. Dos de ellas nunca pudieron regresar a la Comuna 13 porque fueron despojadas de sus viviendas. En 2016, apoyadas por el Grupo Interamericano por los Derechos Humanos ganaron una demanda en la Corte Interamericana de Derechos Humanos que condenó a la República de Colombia por diversas violaciones.

Foto Manuel Beltrán

Ludivia Vanegas hace parte de AFAVIT. Durante su visita en Voces para transformar a Colombia estuvo realizando mediaciones a los visitantes, explicando la historia de vida del Padre Tiberio y de la comunidad de Trujillo, Valle. Hizo parte de la construcción de la pieza audiovisual Corporéa.

Foto Daniel Sarmiento para el CNMH

Foto Edinso Culma cortesia para el CNMH

Juan Alberto Muñoz, a quien la gente de Tulapas conoce como Polaco, es líder comunitario y religioso en la vereda Isaías, en el municipio de Turbo, Antioquia, en la región de Urabá. Juan Alberto durante su visita a Voces para transformar a Colombia - eje tierra, se reencontró con los dibujos elaborados por Camilo Vieco de él y otros habitantes de Isaías en los paneles de la historia gráfica Sin mascar palabra. Por los caminos de Tulapas. En los cuales se narra la manera como se formó la comunidad, la presencia de grupos armados en la región, el desplazamiento y robo de tierras del cual fueron objeto y las luchas actuales tras su retorno, incluyendo la construcción de una buena vía para comercializar sus productos y movilizarse con mayor facilidad.

Foto Lorena Luengas para el CNMH

Visita guiada con Alexander Rodríguez Mena, Milton Vásquez, Maryury Mosquera, representantes de guardianes y guardianas de los concejos comunitarios del río Atrato (COCOMACIA, ASCOBA, COCOMOPOCA). Lorena Luengas, curadora del eje agua, Norberto Rodríguez Padilla, músico y compositor de Tanguí Chirimia, grupo que compone la canción Majestuoso Atrato, pieza sonora de Río Adentro del caso Atrato y Viviana González de la Organización Tierra Digna quienes acompañaron a las comunidades del Atrato en el proceso de poder obtener la Sentencia T 622, que declara al Río Atrato como un sujeto de derechos.

Foto Andres Giraldo para el CNMH

En escena el Semillero de Teatro por la Vida con la obra Tocando la Marea, la cual tiene como base el informe de Buenaventura: un puerto sin comunidad. La obra recrea la lucha histórica de la comunidad afrodescendiente por la reivindicación de sus derechos. Ademas, es una pieza fundamental para entender el caso ¡El pueblo no se rinde carajo!” Buenaventura, que hace parte de la exposición.

Foto Lorena Luengas para el CNMH

Algunos niños y jóvenes que hacen parte de la comunidad de Trujillo, en compañía de la hermana Maritze Trigos, visitan Voces para transformar a Colombia. Durante su recorrido por la exposición estuvieron tocando instrumentos conmemorando a las víctimas de Trujillo y rindiendo homenaje al padre Tiberio

Foto Luis Manjarres para el CNMH

Los representantes de la Corporación Reiniciar junto con Luis Sánchez, director del Museo, visitan la exposición VTC. Durante el proceso de elaboración del mural que representa el caso de la UP, participaron en la selección hitos e imágenes que componen el mural.

Foto Luis Manjarres para el CNMH

Sor María Sampallo, representante de la Organización Femenina Popular. Durante su visita a la exposición VTC conversó con los visitantes sobre la historia de la Organización, sus luchas y victorias y participó en el conversatorio titulado “La Casa”.

Foto Manuel Beltrán para el CNMH

Leyder Domicó, en compañía del mayor Alejandro Domicó, representantes de la comunidad embera katío, le toma una foto a los objetos que representan a Kimy Pernía, líder indígena desaparecido por oponerse a la construcción de la Represa Urrá 1.

Foto María Durán para el CNMH

Desde temprano en la mañana, durante la franja FILBo Escuela, entraban cientos de niños, niñas y adolescentes al pabellón. Recorrían la exposición por rutas que mostraban historias en clave de medioambiente, de participación política, de conflictos urbanos. Subían al segundo piso y se alineaban detrás de un espacio con cascos de realidad virtual para visitar lugares de memoria a cientos de kilómetros, en el Urabá Antioqueño, el Bajo Putumayo y el Magdalena Medio. Participaban en talleres y laboratorios de creación, donde se acercaban a la memoria desde sus cuerpos, sus experiencias y lenguajes artísticos.

88 de esos visitantes regionales, sumados a quienes estaban en Bogotá, participaron de una programación artística, cultural y académica de 103 eventos, que reunió a víctimas, escritores, músicos, activistas e investigadores. Todos ellos pasaron por el foro y el teatro del pabellón. La rumana Ana Blandiana habló de la memoria del comunismo en su país y la chilena Nona Fernández de la dictadura de Pinochet en el suyo. Maestros tradicionales del Atlántico y del Pacífico dieron un conversatorio cantado y los actores bonaverenses de Tocando la marea sacaron a bailar al público después de dar una lección sobre la violencia en el puerto. Campesinos del Carmen de Bolívar contaron sobre el cultivo de aguacate y otros campesinos del sur del país lo hicieron sobre el cultivo de coca. Mujeres afrodescendientes hicieron un homenaje a las víctimas de Bojayá y mujeres pescadoras y barequeras advirtieron sobre el peligro que enfrentan quienes viven a orillas de los ríos.

Los visitantes no solo miraban: eran interpelados. No estaban allí para absorber información sino para dialogar alrededor de las preguntas que la exposición planteaba.

  • Acciones para Transformar

    • Power Paola - Silueta comíc
    • 2018

    Acciones para Transformar

    Reúne indicaciones de cómo llevar a cabo una acción para transformar por ejemplo, un proceso de intervención social, cómo identificar y eliminar prejuicios, cómo ayudar a una víctima de violencia sexual, cómo defender los derechos constitucionales fundamentales y cómo defender a los defensores de nuestros territorios.

En el segundo piso de la exposición había una casa que se construía entre todos. La gente escribía mensajes en sus paredes: “no permitamos que nos sigan arrebatando nuestros sueños”, “somos futuro”, “queremos paz”, “aún hay esperanza”. También una radio en vivo, donde hubo conciertos, radioteatro y lecturas para niños. Esos espacios promovieron la participación activa de los asistentes. A la salida de la exposición, los despedía otra pregunta: ¿qué puedo hacer para transformar a Colombia? No discriminar a quien piensa diferente, escuchar a las víctimas, organizarse políticamente. Todos podían dejar sus ideas y compromisos.

Aunque desde 2012 el Museo ha promovido espacios para dialogar sobre memoria histórica —desde festivales de teatro hasta seminarios sobre duelo y reconciliación—, Voces para transformar a Colombia es el primer gran paso para consolidar su potencial: generar reflexiones, debates y acciones transformadoras en los asistentes. La exposición que pasó por Bogotá llegará en septiembre a Medellín, a la Fiesta del Libro y la Cultura de esa ciudad, entre el 7 y el 17 de septiembre. Después de esa y otras posibles itinerancias, será el insumo principal para construir la narración del edificio del Museo en Bogotá, que abrirá sus puertas en 2020.

“Realizar mi rol de madre, esposa, hija y hermana lo mejor que pueda. Ejercer mi rol de ciudadana, vecina y habitante de barrio, localidad, ciudad y país, bajo la honestidad, la honradez y la solidaridad. Ejercer mi rol profesional—trabajadora social — desde la ética, la razón y la sensibilidad social”. Tomado de acciones para transformar. FilBo2018.
“Enseñar a través de la solución, desde el dibujo. Permitir saberes que promuevan el diálogo, los valores, como la solidaridad, la autonomía. Recrear y manifestar el pensamiento autocrítico. Promover el respeto y la equidad de las ideas. Difundir conocimientos y permitir aprender...” Tomado de acciones para transformar. FilBo2018.
“Paz no es la ausencia de guerra, paz son condiciones dignas de vida.” Tomado de mural memorialab.  FilBo2018.
“No fomentar la violencia, ser una voz de paz y ser tolerante ante las víctimas de este conflicto. Si me es posible, ayudar de alguna manera a superar este dolor vivido y dar apoyo para consolar y ayudar a que estas personas puedan salir adelante. Desde mi profesión puedo ayudar dando una voz a las víctimas”. Tomado de acciones para transformar. FilBo2018.
“Más jóvenes en la política. Más movimientos sociales que impulsen la equidad. Menos corrupción iniciando en casa. Menos clientelismo. Menos segregación social. Enseñar a pescar. Involucrar niños y niñas en una educación de calidad. No estudiar pensando en un buen trabajo...” Tomado de acciones para transformar.  FilBo2018.
“Cuidar al medio ambiente. Colaborar a las personas que lo necesitan. Brindar más oportunidades a personas que no tienen los mismos recursos que nosotros. Valorar a las personas tal como son. Ponerme en los zapatos de los demás y ayudarlos con sus problemas”. Tomado de acciones para transformar. FilBo2018.
“Construir herramientas para que los profesionales puedan intervenir en la resolución de conflictos. Promover el pensamiento crítico en las aulas de clase para que las nuevas generaciones tomen sus propias decisiones de acuerdo con una formación solida en historia, política, economía y cultura. Promover espacios de dialogo en las aulas de clase para que los estudiantes aprendan a tramitar el conflicto de una manera diferente”. Tomado de acciones para transformar. FilBo2018.
“Valorarnos como agentes que hemos pertenecido y pertenecemos a contextos micro/culturales diferentes, ante lo cual se prioriza primero la aceptación de la diferencia evitando el prejuicio”. Tomado de acciones para transformar. FilBo2018.
“Respetar las diversas formas de pensar de las personas que me rodean. Ser más tolerante con otras personas. No crear espacios de desigualdad social, sino por el contrario espacios de reconocimiento entre otras personas, las cuales me podrían aportar de diversas maneras”. Tomado de acciones para transformar. FilBo2018.
“Dejar de ser tan cerrada, dejar de tener tanto miedo al aceptar al otro, porque aunque seamos diferentes hay muchas cosas iguales en todos nosotros”. Tomado de acciones para transformar.  FilBo2018.

Perfiles

Conoce las historias de ocho protagonistas de la exposición en Bogotá, que nos invitaron a imaginar otros futuros posibles.