Imaginando el Museo

La ley 1448 de 2011 impone al Centro Nacional de Memoria Histórica diseñar, crear y administrar un Museo de la Memoria como medida de reparación simbólica para las víctimas y la sociedad colombiana. Este museo ayudará a preservar y visibilizar las memorias que se han construido en distintas regiones.

Para cumplir esa tarea, como parte de la construcción social del Museo, primero fue necesario contar con la opinión y la experiencia de quienes desde antes venían haciendo memoria en sus territorios. Una de las formas de esa construcción fue a través del proyecto Voces de la Memoria, entre el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep) y el CNMH. El propósito era recoger las percepciones y recomendaciones que tenían las víctimas y distintos sectores de la sociedad para el Museo de Memoria Histórica de Colombia.

A lo largo del proyecto se hicieron 35 talleres regionales y 5 nacionales en 13 regiones del país, donde participaron las víctimas y sus organizaciones. También se involucraron la academia, centros de investigación y medios de comunicación, con el propósito de conocer las ideas, expectativas, necesidades y recomendaciones sobre el Museo.

Algunas de las preguntas más importantes fueron: ¿qué es un espacio de memoria y qué tan importante es para usted que se construya un museo como medida de reparación? ¿Dónde debe estar? ¿Qué debe evidenciar? ¿Por qué es importante? ¿Cómo hacer espacios de memoria en medio del conflicto? ¿En qué contribuyen los espacios de memoria a la paz? ¿Cómo hacer visible la situación de violencia en un espacio nacional de memoria? ¿Cómo ese espacio repararía a las víctimas?

Además de los diálogos regionales y el proyecto Voces de Memoria, en eventos como el Encuentro de la Red Latinoamericana de Sitios de Memoria y la Cumbre Mundial de Arte y Cultura para la Paz, en 2015, las víctimas y parte de la opinión pública aportaron ideas de lo que ellos se imaginaban que podría ser o contener el Museo.

A continuación, se reúnen algunas de las propuestas más significativas. Allí se notan los distintos puntos de vista, a veces incluso contradictorios. Unos le apuntaron al Museo como un lugar de reconciliación, donde se articulen las distintas iniciativas y se visibilice la esperanza. Otros dijeron que era necesario incluir los momentos dolorosos del conflicto. Otros más expresaron sus temores acerca de la posibilidad de que mediante el Museo se institucionalizara algo tan diverso como la memoria:

“Imagino el Museo de la Memoria como un lugar donde los colombianos puedan encontrarse y donde quienes no somos colombianos podamos encontrar las distintas experiencias que vivió Colombia, encontrar la diversidad de las regiones y las comunidades, poder conocer sus padecimientos, pero también conocer cómo fueron las resistencias, las historias de vida, sus tradiciones, las luchas por la memoria. Un lugar donde se pueda recomponer ese tejido social que las comunidades demandan”
Participante Memoria Abierta, Entrevista. Encuentro de Red Latinoamericana de Sitios de Memoria.

“Me imagino el Museo con muchas iniciativas; deseo que las fotos de mis hijos estén ahí. Inclusive creo que deben estar hasta los victimarios en el museo, porque serían una enseñanza para la no repetición. Uno debe aprender de lo malo y de lo bueno”
Poetisa de Tumaco. Entrevista Cumbre Mundial de Arte y Cultura por la Paz de Colombia.

“Me imagino que cualquier cosa que pueda presenciar en el Museo –un audio, un video, una obra, cualquier cosa que haya– me permita identificarme con el territorio; me genere la sensación de que cada cosa que está ahí sea ese espejo de lo que soy yo”
Gestor “Cuenta la 13”. Entrevista Cumbre Mundial de Arte y Cultura por la Paz de Colombia.

“(L)a memoria en el Museo no se puede institucionalizar. Nos asalta el temor de que se institucionalice la memoria. Entonces, lo que se ha pensado desde las víctimas como memoria, se convierta en un esfuerzo de la institución y sea la institución la que se lleve los aplausos y las víctimas solamente queden visibilizadas en los muros de esos contenedores de memoria”
Líder de El Castillo, Meta. Encuentro Nacional Proyecto Voces de la Memoria.

“Que no solo se plasmen los hechos dolorosos ocurridos, sino que también se encuentren las historias de vida actuales, crear escenarios vivos. Hacer visibles las formas culturales de resistencia, por ejemplo, cantar”.
Participante. Proyecto Voces de Memoria.

“Buscaría que ese museo, ese lugar de memoria, cuente lo que pasó. Y que desde el más pequeño hasta el más viejo pueda entender la guerra. Que se nombren los actores que han participado allí. Que haya un muro de la vergüenza. Que el museo sirva como esa ratificación para el no más, para el nunca más. Que entrar a ese museo me haga sentir avergonzada también, como sociedad, y que la sociedad se sienta avergonzada de lo que pasó a sus espaldas o no.”
Lideresa Valle Encantado. Entrevista video “Me tomo la voz”.

 

“Lo imagino como un espacio donde se promueva la verdad, donde se dé oportunidad a todos para generar conocimiento y procesos de inclusión, con figuras artísticas donde se exprese el sentir de las víctimas. Imagino un museo capaz de aportar estadísticas y datos sobre las distintas épocas de la historia nacional, en el que no se resalte únicamente los marcados ciclos de violencia que ha habido a lo largo de la historia de nuestro país, sino que también genere una tendencia de ideas y situaciones positivas para el mismo.”
Participante. Estudio de percepción.

 

“A mí me gustaría que el Museo contuviera esos elementos atroces. Creo que es importante que gran parte de esta sociedad —que no sé si se hicieron los ciegos o no vieron, o muchos no conocen porque nacieron en una época más reciente— sepa los métodos de guerra en Colombia.”
Lideresa. Entrevista. Video. “Me tomo la voz”.

 

“Yo me imagino el Museo Nacional de la Memoria como un museo vivo. La memoria es un patrimonio de la sociedad en constante movimiento y dinámico. Espero que sea un espacio donde las memorias sean vivas y estén presentes todas las memorias de las víctimas del conflicto armado para la sociedad, porque esto debe contribuir a que Colombia vaya sanando sus heridas y construyendo una sociedad de paz donde todas y todos los colombianos cuenten por igual.”
Participante Instituto de Aprendizaje para la Reconciliación Social de Guatemala, Entrevista. Encuentro de Red Latinoamericana de Sitios de Memoria.

 

“Todo el mundo tiene una responsabilidad y eso debe estar ahí. Que no haya una verdad oficial. Debe haber una gran participación de todos”.
Participante. Encuentro Lugares de Memoria de Colombia.

 

“Me lo imagino como el rostro del pasado que nos pide un futuro mejor; los ojos abiertos llenos de historia de nuestro país que buscan abrir también nuestros ojos. Me lo imagino como un retrato vivo de la misma vida que ya no está.”
Participante. Estudio de percepción.

 

“Ese Museo Nacional de la Memoria será, entonces, el sitio donde podamos ir no solamente a beber de esa memoria nacional que ya es una historia que le pertenece a todos en este país, sino que también permitirá convertirse en ese espacio que nos permite soñar tranquilos en paz con dignidad y también ese espacio será un referente de lo que es hacer justicia por las víctimas de e
ste país”.
Líder AFAVIT. Entrevista Cumbre Mundial de Arte y Cultura por la Paz de Colombia.

 

“En este espacio de memoria se debe dejar constancia de que se repitió, se repitió y se repitió”
Participante. Proyecto Voces de la Memoria.

 

“En este ejercicio de memoria no vamos a seguir permitiendo que los medios de comunicación justifiquen crímenes”
Participante. Encuentro Regional de Iniciativas de Memoria Histórica del Conflicto Armado. La Ceja.