Cúcuta

 

Horario

xx de Febrero a xx de Octubre

Lunes a viernes de xxxx a xxxxx

Lunes a viernes de xxxx a xxxxx

 

 

Ubicación

Museo la Tertulia

Cra. 1 #5-105

 

 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore.

 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore

Carolina Caycedo nunca terminó la carrera de Derecho. Se graduó de artista, descubrió el performance y su capacidad de crear reflexiones sobre la sociedad en la que vivimos. Desde sus primeros proyectos como El museo de la calle, una vitrina móvil para hacer trueques entre diferentes ciudadanos, Carolina entendió que no quería ser una artista aislada en un taller. Quería salir a la calle y trabajar junto a otras personas.

Su interés por la creación colectiva tomó más fuerza cuando fue inmigrante, primero en Inglaterra y más adelante en Puerto Rico. Poco a poco armó una red de amigos y colaboradores. “El hecho de colaborar y trabajar con más personas es una forma de hacer ciudadanía. De tener un pie en la tierra. Siento la responsabilidad como artista de construir sociedad, desde lo que sé hacer que es crear imágenes”, dice Carolina.

En 2011 leyó un titular que decía “El río no se deja desviar”. Le llamó la atención cómo el artículo convertía al río Magdalena o ‘Yuma’ en un personaje que crecía para evitar la desviación impuesta por la represa hidroeléctrica del Quimbo. Las comunidades afectadas por el megaproyecto no tuvieron espacios suficientes para negociar y sentar su posición. Luego de que Emgesa comprara masivamente los predios, siguiera el hostigamiento y además se registraran continuas inundaciones, muchos campesinos se vieron obligados a abandonar sus tierras. El desequilibrio ecológico causado por la represa afectó principalmente a los pescadores artesanales de la región, que han tenido que dedicarse a otros oficios para no morir de hambre.

Impactada por la situación en el Huila, Carolina viajó a la Jagua y desarrolló una serie de obras que llamó Represa/represión o en inglés, Be dammed. En el proceso se unió al Movimiento Ríos Vivos, que lucha por los derechos de las comunidades de todo el país perjudicadas por la puesta en marcha de represas. También conoció a Zoila Ninco, una defensora del río Magdalena que la introdujo al mundo de la pesca con atarraya, la red circular que los campesinos lanzan al aire.