Les voy a contar la historia

  • Fundación Chasquis y ASOCAB
  • Artes visuales
  • Audiovisual
  • Cultura
  • Música y sonido
  • Tierra
  • Discografía
  • Documental
  • Instalación
Haz click para reproducir
  • Obra
  • Contexto

Les voy a contar la historia es la puesta en escena del gran proyecto de recopilación de las memorias de los campesinos de la Hacienda de Las Pavas en la vereda de Buenos Aires, ubicada en el municipio de San Martín de Loba, al sur de Bolívar. Apoyados por la Fundación Chasquis los campesinos de Las Pavas logran mostrar cómo es la vida cotidiana campesina en donde prevalece una relación tranquila y estable con la tierra. A través de testimonios, imágenes del ambiente y cantos que narran historias de siembra y desplazamiento muestran en este espacio las tensiones territoriales que han tenido que enfrentar.

En 1997, Jesús Emilio Escobar Fernández, abandonó la Hacienda Las Pavas, ubicada en el municipio de San Martín de Loba, en el sur de Bolívar. En ese momento, 123 familias de la vereda Buenos Aires se asentaron allí, comenzaron a sembrar alimentos y se organizaron como Asociación de Campesinos de Buenos Aires, ASOCAB. En 2003, fueron desplazados por primera vez, por parte paramilitares del Bloque Central Bolívar (BCB),“que tenían una base en el corregimiento Papayal, cerca de la hacienda”, según el portal de Verdad Abierta.

De acuerdo con esta misma fuente, las familias campesinas retornaron en 2005 e iniciaron una reclamación de las 1.300 hectáreas que conforman la hacienda, ante el antiguo Instituto Colombiano para el Desarrollo Rural, INCODER, “alegando “extinción de dominio por inexplotación económica”, que aplica para tierras que son abandonadas”. Dos años después, el propietario reapareció junto con un grupo armado no identificado para desplazar a los campesinos, dado que había vendido el predio a un consorcio económico que plantó la hacienda con palma de aceite. Desde ese momento se han presentado continuas presiones y hostigamientos a las familias campesinas que buscan que desocupen el predio definitivamente.

En 2012, el INCODER declaró la hacienda como un predio baldío para dar paso a un proceso de titulación a las familias campesinas. Sin embargo, el proceso de extinción de dominio y titulación de la tierra ha sufrido injustificables retrasos, razón por la cual,  en 2017, la Corte Constitucional ordenó a la Agencia Nacional de Tierras (antiguo INCODER), dar celeridad al proceso de reclamación de ASOCAB.